mayo 7, 2017

Anchuras vota sí al presidente

Anchuras vota sí al presidente

Ana Pobes / Anchurasviernes, 4 de marzo de 2016
Desiderio Sánchez es primo hermano del candidato del PSOE a la investidura. – Foto: PABLO LORENTE
Anchuras vive con expectación el debate de investidura de Pedro Sánchez, cuyo padre y abuelo nacieron en este municipio de unos 340 habitantes

Una estrecha carretera en mal estado y de continúas curvas en su último tramo conduce a Anchuras, un pequeño municipio de la provincia de Ciudad Real de poco más de 340 habitantes y famoso, hasta ahora, por su lucha en los años 80 del pasado siglo contra un campo de tiro. Ahora, la política se ha convertido en el epicentro de todas las conversaciones. Las altas temperaturas que se registran en una jornada que parece más primaveral que del mes de marzo hace que algunos vecinos se animen a salir a pasear por sus calles y entablar conversación con sus paisanos.
Situado en la comarca de Cabañeros, todos se conocen. Estos días siguen el debate de investidura para la elección de presidente del Gobierno con gran expectación, y no es de extrañar. Se fijan con detenimiento en uno de sus principales protagonistas, el líder socialista, Pedro Sánchez, cuyo abuelo y su padre nacieron en Anchuras.
En la pasada campaña, el líder nacional del PSOE mostraba, en un mitin en la provincia, su orgullo por esas raíces, un sentimiento que sienten también los vecinos del pueblo, pues mientras que para algunos Sánchez es un apellido más, en Anchuras, aunque nunca le ha visto por el pueblo, tienen un significado muy presente estos días.
La casa en la que vinieron al mundo Juan Ausencio Sánchez, el abuelo ya fallecido de Pedro Sánchez, y su padre, Pedro, aún se mantiene en pie en la calle General Valero. Es una vivienda pintada de blanco en la que un día comenzó a gestarse la historia del que hoy vuelve a optar a ser presidente del Gobierno. La propietaria de la vivienda es María Dolores Clavero, prima hermana del abuelo del líder socialista. Ella es uno de los vecinos que hay en el pueblo vinculados a Pedro. Reacia a hablar con los medios, asegura que la casa está casi abandonada y apenas se utiliza, y que en los últimos años se empleó para hacer matanzas. A las puertas de su casa, explica que prácticamente no tiene relación con Pedro Sánchez, a quien no conoce aunque sí ve por la televisión, comenta entre risas. Diferente era su relación con el abuelo y el padre, con los que tuvo más trato.
A pocos metros de su vivienda, en la calle El Cura, vive Desiderio Sánchez. Todos en el pueblo saben que es el primo hermano de Pedro Sánchez. Nada más preguntarle por su parentesco con el político aparece la emoción y las lágrimas con recuerdos que reviven en la memoria, aunque ya apenas habla con su tío, el padre de Pedro Sánchez. «Ocasionalmente hemos cazado juntos, pero hace tiempo que no nos vemos». La última vez, relata, fue en el funeral de su padre, pero «desde entonces el trato ha sido mínimo», asegura. Taxista ya jubilado, pasa largas temporadas en Anchuras, aunque su residencia habitual está en Madrid, donde hasta hace poco conducía uno de los vehículos que habitualmente trasladaba a los diputados al Congreso. A pesar de haber llevado a muchos políticos, en ninguno de esos viajes coincidió con el actual secretario general del PSOE. ¿Qué hubiera pasado en un hipotético viaje?Se encoge de hombros sin dar una respuesta. Quizá no se hubieran conocido, pero seguramente hubieran hablado, añade con énfasis su mujer.
Los orígenes del dirigente socialista son humildes. Y Domingo Díaz lo sabe bien. Al igual que el abuelo, Juan Ausencio, fue cabrero de profesión. Con él coincidió tres años, de 1952 a 1954. Recuerda que en aquella época ganaban unas 125 pesetas, y, además, cuatro libras de sal y seis litros de aceite al año, con un cordero para celebrar San Pedro, el patrón. «En aquellos tiempos existía el hambre y tan sólo se comía pan». Todos los días se veían en el campo, donde la conversación con los compañeros era el único entretenimiento. Entonces se hablaba de los lobos y de los maquis, la política pasaba desapercibida y «si se aludía a ella era para alabar al franquismo», relata a los pies de la mesa camilla de su casa.
Aunque hay anchureños que no comparten la ideología de Pedro Sánchez, donde por cierto, gobierna el PSOE con mayoría suficiente, sí presumen de compartir raíces con el que podría convertirse hoy en presidente del Gobierno de  España. De no conseguirlo, esperan que el socialista se acuerde de sus orígenes y cumpla con el compromiso que adquirió en una de sus visitas a la provincia como candidato socialista a la presidencia: visitar Anchuras. Quizás, a partir de entonces, la familia Sánchez vuelva a reencontrarse.

Fuente : http://www.latribunadeciudadreal.es/noticia/Z7161DDAD-D373-BDD8-C85395DB3BF0E624/20160304/anchuras/vota/presidente